Requiem for Rome

Poder, Belleza y gloria eterna.

Venganza. Cruel, deliciosa, insuficiente. Mis amigas. Mis compañeras jamás volverán. ¿Ellas encontrarán descanso? Yo desde luego no. Macellarius Corbulo no ha pagado todavía por su pecado. Para él no hay ni habrá redención ninguna. Pudrirá su insulsa muerte en vida vagando por este mundo, buscando las emociones que le arrebataron cuando perdió su humanidad. Tarde o temprano el destino me proporcionará la oportunidad de hacer justicia. La daga que gentilmente me ha regalado mi buen amigo Vergilius teñirá la noche con su balanza.

Epraxus y yo formaremos la avanzadilla de la nueva generación de Vampiros cristianos. Ellos me han acogido como un igual, me han enseñado sus doctrinas, he encontrado la paz. Cada vez que practico sus rituales me siento más viva. Mi amor por Epraxus sirve de catalizador hacia Dios. Esa energía penetra en mí, me envuelve y aumenta mis sentidos. Noto como los que me rodean me aprecian más bella. Me desean. Su energía me alimenta y me hace evolucionar hacia cotas antes no exploradas.

Puedo ver sus auras sintonizando conmigo. Durante muchas fases éstas se juntan, esa interconexión potencia mis poderes como nunca había experimentado. No se hacia donde me dirijo, pero siento que el camino va en la dirección correcta.

Ahora Epraxus me lleva como acompañante a todas las reuniones de las altas esferas. Sabe que mi presencia despierta deseos en otros vampiros y es un experto en canalizar esa energía. Muchas veces yo acabo entreteniendo a políticos mientras, por otro lado, Él se encarga de otros menesteres más profanos.

Yo ya no participo en los rituales paganos, sinceramente no me aportan nada parecido a lo que siento durante los que realizo en las catacumbas. Sin embargo, percibo que Epraxus disfruta más. A veces reflexionamos a cerca de ambas religiones. Ambos sabemos que la decadencia de Roma se llevará a sus dioses consigo. Pero noto que una parte de él se aferra con fuerza a aceptar esta realidad. Noto que interpreta ambas religiones como una herramienta con la que abastecerse de poder. Desde luego si tenemos que tener un líder sin duda será él.

Durante el día, mis ensoñaciones me conducen hacia una revolución liderada por Epraxus, apoyado por mí conseguiremos salir de las catacumbas y devolver a Roma el esplendor de mejores tiempos. Este mundo dejará de estar liderado por burócratas corruptos y pasará a otras manos más benévolas.

Soy consciente de que mi nueva orientación religiosa generará muchos problemas entre mis fieles amigos. Hemos pasado momentos más difíciles, estoy convencido de que conseguiremos convivir y estrecharemos aún más nuestros vínculos. Tarde o temprano ellos mismo observarán a su alrededor y se darán cuenta de la verdad que he descubierto y la abrazarán del mismo modo que lo he hecho yo.

Mientras tanto, cautela. No mencionaré mi orientación religiosa a nadie hasta que no lo vea absolutamente necesario. Momentos oscuros quedan aún por vivir y no quiero ser una víctima del vacío y el miedo. Si me mantengo alerta mi destino será otro bien distinto.

Comments

JaviAguilar

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.